María Gutierrez, CEO de Hiwook, y autora de Talento y Diversidad comparte con nosotras su proceso desarrollo personal y su proyecto.

María nos lo cuenta en primera persona.

Me mudé a Torrelodones desde mi pueblecito de Asturias para ver Madrid por las mañanas. Quería unir el vivir en un entorno vecinal para que mis hijos formasen parte de una comunidad, a la vez que tenían todas las oportunidades a su alcance.

Yo también quería tener esas oportunidades y el ver Madrid al horizonte es una fuente de inspiración para alguien que tiene una fuerte ambición por dar respuesta a una necesidad del mundo entero. ¿Qué necesidad? Una que ahora mismo ahoga a muchísimas empresas: la guerra por el talento, ya que el talento es la fuente de la innovación y la competitividad.

Seguro que a ti también te ha pasado en alguna ocasión: has tenido que buscar empleo y te has encontrado haciendo el dichoso currículum vitae y rompiéndote la cabeza sobre cómo hacerlo llegar a las personas adecuadas, por los canales adecuados, para que alguien lo lea y sea capaz de ver todo el talento que tienes, todo lo que vales.

Eso es lo que hemos deseado todos en alguna ocasión en la que hemos estado en esa posición.

Además, en mi experiencia como empresaria, el «otro lado de la mesa» lo que hace es buscar a la persona que mejor encaje en el puesto. Aquella que va a dar luz a ese problema oscuro que tiene la empresa en ese momento. A esa persona que es a la vez competente, fiable, comprometida y entusiasta.

Ese encaje que buscan candidatos y empresas aún sigue quedando lejos para muchas personas. Incluso parece un sueño que llegue el momento.

¿Por qué parece todo tan difícil?
¿Por qué tanta frustración?

Yo te digo lo que he descubierto a lo largo de mi trayectoria profesional de más de 15 años como empresaria. Te cuento lo que he averiguado desde mi posición como contratadora y también lo que he sufrido en mis carnes la vez que estuve buscando empleo como candidata. Te hablo de lo que he escrito en mi libro Talento y Diversidad para que puedas leerlo más extendidamente si te pica la curiosidad después de leer estas líneas.

Ahora sé que lo que falla es el sistema tradicional basado en el currículum vitae y en sus derivados (perfiles, palabras clave y algoritmos). Falla ese sistema por todos los lados y no hay nadie que no salga escaldado. Todos sufren: empresas y candidatos.

Y también sé, porque la he desarrollado y comprobado en empresas de España y Latinoamérica, que hay otra forma de hacer selección de profesionales. Eso es lo que te cuento en mi libro y te adelanto aquí.

Cada vez que veo Madrid desde Torrelodones me siento capaz de cambiar el mundo a través de mi empresa. Capaz de llegar a cada esquina del mundo mundial. Y eso es lo que estaba buscando cuando vendí mi casa en Asturias porque quería más oportunidades para mis hijos y para mí misma.

Si has leído hasta esta línea, tan sólo puedo agradecerte tu tiempo y tu atención. Y, por si te sirve de algo, me despido diciéndote que somos vecinos de un lugar maravilloso, puerta de las más increíbles oportunidades.